Exirula Exirula

Newsletter

¿Quieres recibir información de Txirula y MrJam?

Ya está enviado. ¡Gracias!

VIDEO

TWEETS RECIENTES

    Tweets

    Bajistas nuevo miembro en la casa! Increible @officialibanezguitars Soundgear Premium, 30 años de experiencia con… https://t.co/vu0uife7Sy
    11 hours, 17 minutes

    Tweets

    @LavaCable cables premium, para transportar el tono de tu guitarra sin perder ningún matiz https://t.co/U7o3OcYfgg… https://t.co/yMLoq7GU3f
    1 day, 11 hours

170114

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

Para lograr una correcta ejecución de un tema es primordial conocer el instrumento con el que lo estamos interpretando. En el caso del piano deberemos saber a qué grupo de instrumentos corresponde. El piano es un instrumento de cuerda percutida. El mecanismo de percusión de un piano es un complejo conjunto de palancas cuyo objetivo principal es controlar el golpe del martillo a la cuerda. Las cuerdas de un piano son un tipo especializado de alambre de acero con alto contenido en carbón, sus diámetros oscilan desde 0,15 mm para las notas más agudas hasta los 4,8 mm en las notas más graves. Las cuerdas son el elemento vibratorio que origina el sonido en el piano. Como dato un piano de 88 teclas posee 224 cuerdas y la tensión de estas puede llegar a alcanzar sobre las 15 ó 20 toneladas de fuerza.

fisionomía del piano

En los registros más graves existe únicamente una cuerda, en los registros medios se colocan dos cuerdas por tecla afinadas al unísono y en los registros agudos se colocan tres cuerdas por tecla de diámetro mucho menor y afinadas también al unísono. La longitud de las cuerdas incide en la calidad del sonido. Así, cuanto más largas sean las cuerdas, sobre todo las graves, el piano tendrá un sonido de mayor calidad. El hecho de que el piano sea un instrumento de cuerda percutida significa que debemos conocer tanto sus posibilidades como sus limitaciones. Debido a que sus cuerdas están previamente afinadas no tendremos la posibilidad de realizar modulaciones en el tono. Esto es un aspecto que diferencia al piano de cualquier otro instrumento. Un violín, una guitarra o un clarinete son instrumentos en los que el intérprete realiza una importante función de afinación. Al principio resulta muy complicado ya que nuestro oído no está lo suficientemente educado para reconocer esa diferencia mínima de afinación de las notas, pero poco a poco esta facultad se va desarrollando. En el piano este aspecto nos resulta más sencillo, no tenemos que buscar la afinación de cada nota. A diferencia con otros instrumentos el desarrollo de nuestro oído se realiza gracias a la repetición de notas afinadas, por lo que se adquiere esa cualidad de una manera más instintiva. Gracias a que escuchamos las notas siempre afinadas seremos capaces de reconocer una ligera variación de la afinación.

Otro aspecto importante en la ejecución de una nota en el piano es que no hay posibilidad de variar la intensidad en volumen en las notas una vez pulsada la tecla. El momento en el que la nota suena más fuerte será justo al ejecutar la nota, progresivamente su intensidad irá disminuyendo hasta apagarse. Podemos controlar la duración de esta disminución manteniendo la tecla pulsada. Esta acción hace que el apagador que hay junto a la cuerda se mantenga separado de ésta, en el momento en el que soltamos la tecla el apagador se apoya sobre la cuerda apagando el sonido.

El piano es un instrumento polifónico, esto nos permite realizar interpretaciones en las que pueden sonar simultáneamente múltiples notas, voces y melodías. Podemos imaginarnos que nuestras manos son una orquesta y que cada uno de los dedos es un componente de ella. Deberemos desarrollar independencia de nuestros dedos y de nuestras manos para que cada uno pueda adquirir la función correcta en cada momento.

El teclado es la parte del piano con la que más nos debemos familiarizar, ya que será con la que estaremos más en contacto. En un piano moderno de 88 teclas tenemos 52 teclas blancas y 36 teclas negras. A la hora de dar comienzo el estudio del piano es conveniente valorar ciertos aspectos respecto al instrumento que nos van a acompañar a lo largo de esta aventura. Es conveniente disponer de un teclado de 88 teclas. El no tener esta cualidad nos limitará una vez desarrollemos nuestras destrezas como también perderemos bastantes notas que nos darían un gran abanico de posibilidades. No tener esas notas hará que viciemos pasajes que exijan estos registros.

Otro aspecto fundamental y posiblemente el más importante es el peso de las teclas. El peso de las teclas está relacionado directamente con el mecanismo de percusión del martillo. Es importante que el piano que dispongamos, sobre todo si es electrónico, posea un mecanismo que dé la sensación de peso que tiene lugar en los pianos acústicos. Esto nos ayudará a estudiar sobre el instrumento lo más parecido a la realidad. Si el estudio lo realizásemos en un piano no contrapesado, a la hora de tocar en un piano acústico se mermaría nuestra velocidad de ejecución, no seríamos capaces de ejecutar los matices correctamente y también se nos cansarían y agarrotarían los dedos, manos y brazos debido a que no tendríamos desarrollada la suficiente fuerza en nuestras manos.

Por último, hablaremos de los pedales. Un piano moderno tiene tres pedales. Existen diferencias entre los pedales de un piano de cola y un piano vertical. En el piano de cola se denominan de izquierda a derecha: unicornio, tonal y de resonancia. El unicornio o corda desplazan los martillos hacia un lado de modo que golpean sobre dos de las tres cuerdas, por lo que el sonido se apaga ligeramente. En el piano vertical el mecanismo es diferente, ya que reduce la distancia del martillo a la cuerda y así se reduce la aceleración a la hora de percutir. El tonal central o pedal de sostenido sirve para crear el efecto llamado nota pedal que consiste en mantener durante un tiempo determinado la misma nota o acorde. A diferencia del pedal de resonancia la nota pedal no se ve alterada por las que se toquen después. En el piano vertical este pedal se sustituye por un pedal de sordina con el que se interpone una tela entre los martillos y las cuerdas, lo que reduce mucho la intensidad y la calidad del sonido. El pedal de resonancia es el único común a los dos tipos de piano. Al ser pisado libera los apagadores de las cuerdas, lo que permite que la nota siga sonando aunque se haya dejado de pulsar la tecla, añadiendo una gran cantidad de armónicos de otras cuerdas que vibran por simpatía. El efecto que se produce es de aumento de volumen sonoro y mezcla de notas. Este pedal se utiliza para dotar de efectos de expresión, cantabilidad, fraseo o acentuación de pasajes. El piano es un instrumento complejo del que debemos conocer su fisonomía para poder llegar a realizar una buena interpretación.

Marcos Salcines
Profesor de piano de MrJam CMM

(Visited 1.491 times, 1 visits today)

MAS

3 comentarios

massimiliano gentilini

Dice: 21st Ene 2014 at 02:38 pm

Me gustaria saber con precision porque se les pone 2 cuerdas en las entre medias y 3 en las agudas, es una pregunta que me hago desde hace tiempo. he entendido que son unisonas, pero no el porque se utilizen 2 o 3 y no una sola.

Responder

    BtMS

    Dice: 27th Ene 2014 at 07:32 pm

    Es fácil. En los pianos, si te fijas, las cuerdas graves son mucho más largas que las agudas y por lo tanto suenan con más potencia. Así que para intentar igualar la potencia de las cuerdas agudas con las graves se añaden dos cuerdas más. Lo mismo pasa con las entre medias, solo que a éstas se les añade solo una cuerda más. En definitiva, que es únicamente para igualar todo lo posible la potencia entre todas las teclas.

    Responder

massimiliano gentilini

Dice: 27th Ene 2014 at 11:19 pm

gracias! tenia dudas... ahora creo que lo tengo claro

Responder

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *