Exirula Exirula

Newsletter

¿Quieres recibir información de Txirula y MrJam?

Ya está enviado. ¡Gracias!

VIDEO

TWEETS RECIENTES

    Tweets

    @officialtamadrums Iron cobra o Speed cobra 🙊 🙉 🙈 https://t.co/Z5ZM73z1Ov .... #drums #drummer #drum #drumzone… https://t.co/cYolSG4vyJ
    5 hours, 56 minutes

    Tweets

    Os dejamos tres efectos nuevos del 2019 ¿con cual os quedáis? 😮 #guitar #guitarra #guitarist #guitars #guitarporn… https://t.co/4uBIIi8gOP
    1 day, 5 hours

230415

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

Cada vez que nos subimos a un escenario el cosquilleo empieza, empiezan los nervios. Y da igual el tipo de escenario; si es pequeño, un pub con 20 personas o si es un escenario con 20.000 espectadores. De hecho, en mi opinión, es más complicado tocar en el primero donde quien te viene a ver está a tan sólo 2 metros. Quien ha tocado en grandes escenarios sabe que tan sólo con la presión que ejerce la potencia de sonido en el oyente cualquier aspecto musical trivial "casi" ya suena. Sin embargo en ese pub – ya sólo quedan 15 personas, se han ido 5- si no suena lo que tocas suficientemente estás haciendo el ridículo de forma horrible. En el pub no tienes un equipo de sonido lo suficientemente potente para que apoye lo que tocas o lo que cantas, tan sólo tu amplificador o tu micrófono para defenderte.

Miedo en el escenario nervios

Por otra parte tenemos a ese público. Resulta que son 10 personas -se han ido otros 5- que nos miran con cara de pocos amigos. Están examinando cada nota que damos, si es correcta, si está bien afinada, si es de la escala más adecuada o como te suena tu amplificador, o tu guitarra, a la que has cambiado las cuerdas hace dos horas y suena demasiado brillante pero ya es tarde.

Y ahora al batería se le cae una baqueta, deja de tocar para recogerla (y eso que le hemos dicho cien veces que se traiga un baquetero y lo tenga a mano siempre). Menos mal que el bajista sigue tocando… Después del trago amargo de este tema vamos al siguiente y resulta que el batería ha marcado la entrada demasiado rápida,… ya verás cuando vayamos a la parte C….

Be water my friend. Esos nervios.

En el escenario grande resulta que todo suena completamente diferente a como nos suena en el local. La culpa, como siempre, al técnico de sonido, tirando balones fuera. En monitores no tenemos el sonido que ni siquiera hemos sabido pedir, la potencia de todo se nos va entre los dedos como la arena con la mano abierta y los técnicos nos miran de forma extraña. De hecho alrededor del escenario, por detrás y a los lados hay gente que no nos está atendiendo sino que están preparando el siguiente set del próximo grupo … Menos mal que no tengo que focalizar mi mirada en nadie en especial porque están a unos cuantos metros de distancia. En el caso de que estén, claro.

¿Y si somos el público? Si nos ponemos en esa posición, ¿alguna vez hemos ido a ver a alguien en el escenario esperando que lo pase mal, que le salga mal, que no suene, que sufra por ello? Por supuesto que no, y en el caso que le pase cualquier pequeña cosa como las descritas arriba, entendemos que es parte del directo. Lo que esperamos es que se desenvuelva como él sabe, de la forma que sea, no pasa nada.

Aún así, nos ponemos nerviosos. Porque queremos, deseamos y nos hemos preparado para que salga todo de forma genial. Posiblemente si no te pones nervioso es que estás muerto.

Artículo de Iñigo Corcuera, profesor de Bajo y Sonido Profesional en MrJam CMM

(Visited 353 times, 1 visits today)

MAS

No hay comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *