Cómo elegir una guitarra acústica

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

Al referirnos a guitarras acústicas hablamos, fundamentalmente, de guitarras huecas, de tapa plana y cuerdas metálicas. Siendo el tamaño de la guitarra uno de los factores (entre otros que revisaremos en próximos artículos) determinantes en cuanto a la cantidad y calidad de sonido que vamos a conseguir.

El tamaño de la caja (cuerpo), la longitud (tiro)  de cuerda, y la accesibilidad a los trastes más agudos (12 o 14 trastes libres) van a ser los primeros aspectos a tener en cuenta para elegir con criterio el tipo de guitarra acústica que más se adapte a nuestras necesidades.

Parlour Jumbo elegir una guitarra acústica

De manera genérica podemos hablar de tres tipos de caja, pequeña, mediana y grande. Caja pequeña: son conocidas como “Parlour” . Suelen tener 12 trastes libres y son muy usada para tocar con técnicas de fingerpicking (usando la yema de los dedos, púas de dedo, o uñas). Las Parlour son las que menos volumen proyectan, pero ganamos en manejabilidad y ergonomía. Caja mediana: Se conocen como “OM” o “OOO”. Son guitarras con un sonido muy equilibrado  en cuanto al balance de agudos, medios y graves, y aún siendo más grandes que las Parlour son muy cómodas. El ancho de los aros (que determina el ancho de la caja) se mantiene dentro de unos parámetros que la hacen muy cómoda tanto para muchachotes del norte como para adolescentes pendientes del último estirón. 12 o 14 trastes libres y una respuesta impecable con los dedos y/o púa suave.

OM elegir una guitarra acústica

Caja grande (dreadnoght, jumbo y super jumbo): El tipo dreadnogh es el todo-terreno de las acústicas. Son las más usadas, proyectan un sonido grande y con unos bajos poderosos. Suelen tener 14 trastes libres y son agradecidas tanto para tocar con púa como con los dedos. Las jumbo y super jumbo tienen la caja y los aros realmente grandes lo que implica un  gran volumen y unos graves impresionantes. Normalmente con 14 trastes libres son ideales para rasgueo con púa en el contexto de un grupo (con más instrumentos) su espectacular tamaño las coloca en primer plano a nivel sonoro y estético.

Jumbo elegir una guitarra acústica

La longitud de la cuerda al vibrar (tiro) suele variar en algo más de un centímetro, según modelo y fabricantes, puede parecer irrelevante pero con un tiro más corto la cuerda tiene menos tensión y la ejecución se hace cómoda. Un tiro largo provoca algo más de tensión en la cuerda pero suele agrandar el sonido.

En lo relativo a guitarras acústicas el tamaño importa y ahora lo sabes! Tu decides.

Iñaki Mendieta, profesor de guitarra en MrJam CMM

¿Eres músico y sufres boquillitis crónica? Parte II

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

Tal y como ya se comentó en la Parte I de este artículo, tendemos a pensar que el material de construcción de nuestra boquilla es el elemento que define el sonido que producimos. Pero hay que entender que aunque influye indudablemente en la calidad del sonido, la proyección y la respuesta, en realidad el elemento más influyente en el sonido en el caso de las boquillas es su forma interna, y más concretamente, el llamado bafle o deflector.

 

Empecemos definiendo la estructura de una boquilla. Mantendremos los nombres en inglés ya que la comunidad saxofonística se refiere así a las citadas partes:

 

saxo-1a saxo-1b


En palabras del reconocido constructor de boquillas Theo Wanne:

 

La boquilla, y no el saxofón, es la responsable del 80% del timbre del músico cuando toca y la mitad del timbre que aporta la boquilla proviene del bafle”

 

Cuanto más cerca estés de la fuente o punto de producción de la onda sonora, mayor será el impacto que obtendrás en el sonido final. Las paredes de la boquilla son el primer lugar donde la onda rebota y es donde se crea la forma inicial del sonido, por eso, son las responsables del mayor impacto en el sonido resultante del instrumento.

 

Para entender mejor las propiedades de las boquillas de instrumentos de viento-madera hemos contado con la colaboración de Manu Contreras, reputado constructor y rectificador de boquillas sevillano:

 

 

Son numerosos los factores que influyen en las propiedades de una boquilla. En la primera parte del artículo ya se habló de los materiales (ebonita, latón, acero, plástico, resinas sintéticas, cristal, cerámica…)

 

Es momento ahora de hablar de la geometría:

 

Además del material, la forma de cada pieza determina sus cualidades tímbricas y de emisión, aunque debemos tener presente que el resultado final es la suma de este y otros factores.

 

MÚSICO CAÑA BOQUILLA ABRAZADERA SAXO RECINTO

                            [material]

                            [geometría]

 

Esta es la razón de que cambiando solo uno de estos factores (por ejemplo, el músico), obtengamos cambios tan drásticos en el sonido final.

 

 

GEOMETRÍA

 

Se puede atender a muchos parámetros al observar y comparar la geometría de las boquillas:

 

  • Abertura: distancia entre la punta de la boquilla y la caña

 

saxo-2

 

  • Facing (tabla, raíles, punta): relación de la curva que hay desde la tabla hasta la punta de la boquilla.

 

saxo-3

 

  • Roll over-bafle: primera curva interna del bafle, longitud y altura de este.

 

saxo-4

 

  • Cámara: espacio más interno de la boquilla, pueden ser de diferentes formas (redondas, cuadradas, forma de herradura, etc)

 

saxo-5

 

  • Ventana: vano sobre el que vibra la lengüeta mientras se apoya en la tabla.

 

saxo-5

 

  • Paredes laterales.

 

saxo-6

 

  • Diámetro del taladro.

 

 

  • Ángulo tabla-eje, distancia de la tabla al eje, etc…

 

Todos ellos influyen en la respuesta de la boquilla en mayor o menor medida y funcionan de manera conjunta, o sea, dependen unos de otros, lo que complica mas aún el hecho de entender cómo afectan concretamente cada uno de ellos al resultado final. Vamos a analizar a grandes rasgos dos de ellos: la abertura y el roll over-bafle.

 

ABERTURA

 

En general, una boquilla más abierta nos dará más volumen y expresión, así como más dificultad en la afinación y mayor resistencia. Por el contrario, una boquilla más cerrada nos dará más centro y afinación, algo menos de volumen y menos versatilidad, además de ofrecer menor resistencia.

 

 

 

Pero como dije antes, todos estos parámetros están interconectados, por eso es común encontrar boquillas que siendo de abertura nº 8, por ejemplo, ofrecen menor resistencia y nos cuesta menos hacerla sonar que otra del 6. Cada diseño ofrece unas ventajas y también ciertos inconvenientes…

 

ROLL OVER-BAFLE

 

Esto es el principio del interior de la boquilla. Hay dos factores determinantes a tener en cuenta:

  • La longitud (los hay más cortos y más largos, que llegan hasta la propia cámara)

  • La altura (la distancia que hay hasta la superficie inferior de la caña)

 

Además hay infinidad de diseños, curvas, rectas, ángulos… Es algo difícil de medir con exactitud.

 

Para simplificar diremos que:

 

Cuanto menos espacio vacío deja el bafle hasta la caña (bafle alto) obtendremos mayor proyección y brillo en el sonido, aunque será mayor la dificultad para controlar la boquilla y mayor el riesgo de acentuar frecuencias concretas. También tendremos más diferencias tímbricas dependiendo de la presión que utilicemos al tocar o la caña que montemos (mas complejidad).

 

Sin embargo, cuanto más corto y menos pronunciado es el bafle (es decir, se crea más espacio vacío entre la caña y el “techo de la boquilla”: bafle bajo) sonaremos con menor intensidad, pero con un timbre más homogéneo en todo el registro.

 

Para terminar, conviene destacar que no existe una "buena" o "mala" combinación en la elección de un set. Cada músico decide tocar con un tipo de caña, boquilla y saxo y estos le facilitarán o le dificultarán el camino para llegar al sonido que tenga en su cabeza… (si es que lo tiene…)

 

¡Buena suerte en vuestra búsqueda!

 

 Dpto. de Viento de MrJam CMM

 

Factores a tener en cuenta a la hora de elegir las baquetas

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

Lo primero que deberíamos hacer a la hora de elegir las baquetas es reflexionar sobre el estilo que desarrollamos en nuestro proyecto y como solemos tocar, si le damos duro o somos más sutiles en la ejecución.

 

Elige el grosor y longitud

 

El grosor y la longitud, como es lógico hará cambiar el sonido de nuestro instrumento. Cambia también nuestra sensación a la hora de tocar, otorgándole peso o quitándoselo, esto nos hará actuar de una manera diferente en la ejecución del instrumento, por lo que se convierte en el aspecto más vital a la hora de elegir nuestras baqueta.

baquetas

Entre el amplio catalogo de baquetas, destacaríamos tres estandars por los que empezar en búsqueda de nuestras baquetas ideales.

  • Las del tipo 7A son más delgadas y ligeras. Muy adecuadas para estilos como el jazz.

  • El tipo 5A es ligeramente más grueso que el 7A. Son versátiles para usarlas en casi cualquier otro estilo.

  • Las 5B son más gruesas e intensas. Se suelen usar en el rock.

 

A partir de aquí un largo listado de grosores y longitudes, completaría la oferta de baquetas.

 

 

La madera

Las baquetas suelen estar hechas de arce, nogal o roble.

La madera de nogal es común y muy completa para las baquetas.

  • La madera de arce es más ligera y flexible.

  • La madera de roble es más densa, lo que las hace más duraderas además de transmitir mucha más vibración.

 


Elige la punta adecuada

La punta de la baqueta cambia el sonido.

  • Las puntas de plástico consiguen un sonido de platos más brillante.

  • Las más comunes son las puntas de madera. Estas les dan a los tambores un sonido más profundo y tradicional, ideal para el jazz y los estilos clásicos del rock.

baquetas puntas

 

El verdadero truco que deberíamos destacar, es el de probar… probar…. Y probar. Hasta dar con ese equilibrio entre pegada y ligereza, pero creemos que estos básicos principios os pueden enfocar en la búsqueda.

 

Post de Txirula.

Guitarras acústicas con identidad propia y sin complejos

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

En MrJam Centro Moderno de Música el departamento de guitarra se amplia y ¡de que manera! Guitarras acústicas en todo su esplendor. Con identidad propia y sin complejos. Olvida ya esos usos limitados que se le suponen y disfruta de los increíbles y orgánicos sonidos que solo una guitarra acústica te puede ofrecer.

Por cuestiones de pura logística resulta sencillo y económico iniciarse en el prolífico mundo de la guitarra con una guitarra acústica. Con un amplio abanico de precios y modelos, o en muchos de los casos heredada-prestada, se la pides a el tío ex-hippy de la familia y zas, ya estas dandole.

Puede ocurrir que tu siguiente guitarra te lleve a territorios eléctricos, tan tentadores como extensos, y salvo que hayas tenido un “flechazo acústico” , la vorágine de sonidos eléctricos te puede llevar a colocar tu guitarra acústica en un segundo plano. Incluso desaparecer de tu mundo guitarrero. Craso error.

La guitarra acústica, en todas sus variantes, se hace imprescindible en muchos de los mejores discos en la historia de la música moderna. La puedes tocar lo mismo en la playa que en un gran escenario. En tu repertorio podrás incluir tanto temas míticos hechos expresamente para tocarse con acústica , como interesantes versiones de temas más orientados a territorios “eléctricos”. Las posibilidades van desde Robert Johnson hasta el día de hoy a esta misma hora.

Por nuestra parte y de la mano de Rockschool, en MrJam CMM os proponemos un reluciente y recién parecido método de guitarra acústica “Rockschool Acustic”. Dividido en ocho niveles y desarrollado por el experimentado Staff de Rockschool, se presenta como una herramienta de gran utilidad tanto para iniciarse en el mundo de la “acústica”, como para profundizar en una estética imprescindible en el lenguaje de cualquier guitarrista de buen nivel.

Una preciosa canción, un músico excepcional y un homenaje.

Prince R.I.P. (7 de Junio de 1958 – 21 de Abril de 2016)

Post de Iñaki Mendieta, profesor de guitarra en MrJam CMM.

Cantante: ¿Cómo desenvolverse en un escenario?

desenvolverse en un escenario Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

A quienes nos gusta cantar y asistimos a conciertos en los que hay alguien cantando, siempre focalizamos nuestra atención en quién se encuentra detrás del micrófono. Es quien atrae todas las miradas. Salir a un escenario puede llegar a ser una situación abrumadora debido a que no solemos estar acostumbrados a ser el foco de atención del público. Ahí arriba se ve todo. Se escucha todo. Se sabe todo. Estamos desprotegidos. Es por ello que puede que nos sintamos un tanto perturbados. Por tanto, ¿cómo desenvolverse en un escenario?

 

Grandes artistas tienen pánico escénico. Pero esta situación no les impide salir al escenario y dar un gran concierto. ¿Magia? No. Templanza. Seguridad. Confianza.

 

Estas situaciones descritas arriba, lamentablemente, no se consiguen de la noche a la mañana. Pero sí que se trabajan y se pueden llegar a obtener. Unos le llaman “tablas”. Otros les llaman “experiencia”. Yo les llamo de las dos formas y añado una más: “profesionalidad”.

Por lo tanto, lo primero que quiero remarcar en este artículo es que siempre que tengamos oportunidad de salir a un escenario, lo hagamos. No dudemos y empecemos a conseguir esas “tablas”.

 

Si aún no has tenido la oportunidad de salir a un escenario, sólo te animo a que lo hagas cuanto antes.

 

Previo a hacer una actuación y subir al escenario ten en cuenta:

Lleva tu trabajo bien aprendido. Letra, melodía, estructura del tema, movimientos en el escenario (si los tuvieras).

No dejes que la inseguridad te marque el resultado del trabajo. Para que todo eso esté bien fijado en tu cabeza hay que practicarlo mucho antes del concierto. Hasta que notes que te corre por las venas. De esa manera, la inseguridad se esfumará.

 

A pesar de llevar tu trabajo bien aprendido pueden sucederte una serie de cuestiones. Aquí enumero unas cuantas y cómo solventarlas en el escenario.

 

  1. No a las caras raras: Si hay alguna confusión, no te acuerdas de la letra, has desafinado, te ha salido un gallo, etc, no pongas caras raras. El público, entonces, notará que te has confundido. Si dibujas una mueca en tu cara cuando te has equivocado en la letra, la gente va a reconocerlo de inmediato. Sin embargo, si hay alguna confusión y sigues para adelante, como si lo que ha sucedido no tuviera importancia, es absolutamente probable que nadie se dé cuenta.

 

  1. No pares: Si tienes un bloqueo, se te ha olvidado la letra, melodía, etc. no pares. No dejes de confiar en tí y sigue hacia delante. No detengas tu actuación e intenta solucionarlo improvisando una melodía, improvisando una letra o haciendo un silencio de lírica. También puedes improvisar un melisma hasta que llegues a un punto en el que recuerdes la letra o la melodía. Tampoco agaches la cabeza ni mires al suelo. El interés que suscitas en el público hacia tu canción desaparecerá debido a que has perdido tu autoconfianza.

 

  1. Escúchate adecuadamente: si cuando has salido al escenario y comienzas a cantar no te escuchas por el monitor o necesitas más de algún otro instrumento, o cambios de volumen, pídelo. No dejes de cantar y haz señales al técnico de sonido de qué es lo que necesitas. Para eso mírale, señala el monitor, haz un gesto con el dedo de que quieres subir o bajar el volumen y luego, señala de quién necesitas que haga dicha modificación. Cuando estés confortable, hazle una señal de OK. Si necesitases más cosas que requieran de una explicación más específica, hazlo tras acabar el tema. Hazlo cuanto antes para que tu actuación sea lo más brillante posible.

 

 

  1. Dirígete al público: al comenzar tu actuación es muy de agradecer que te dirijas al público, que presentes el tema, que hables de algo que tenga que ver con la canción. A veces, las canciones tienen un significado especial para tí o para la banda y el público no lo conoce. Hazlo saber, la gente lo agradecerá y empatizará con la actuación.

 

  1. Agradece el aplauso: al terminar un tema, recibe lo que el público te ofrece: sus aplausos. El público te entrega un agradecimiento por tu actuación. Recibe ese momento. Disfrútalo y no tengas prisa en que acaben los aplausos porque durarán lo que el público decida.

 

 

  1. Hidrátate: no tengas reparo en beber agua cada vez que lo necesites. Hay que cuidar la voz hidratando las cuerdas vocales. Si el concierto es largo, necesitas evitar la fatiga de tus cuerdas vocales para que puedas terminar con el menor cansancio posible. Para eso puedes esperar a momentos concretos como cambio de canciones, la intro de la canción o momentos en los que el protagonista sea otra parte de la sección.

 

  1. Procura conectar con tu mirada. Evita tener tus ojos siempre cerrados en toda la actuación. Puede ser una situación intimidante debido a que estar cantando supone abrirse uno mismo y exponerse al público. Que esa situación no te supere. Si te abruma, intenta mirar a la lejanía, a un punto alejado. Si además cambias tu mirada de punto dará la sensación de que te estás dirigiendo a la gente. Y si además eres capaz de cruzar la mirada con algún espectador pesonalizará todavía más ese momento.

 

 

  1. Disfruta. Pásatelo bien. Muévete por el escenario. Baila. Juega con la banda, conecta con los/las músicos. Mírales. Sed cómplices de vuestra interpretación. Se creará una energía muy potente que llegará al público. Es así cuando la música se convierte en una verdadera comunicación donde los músicos entregamos lo que sabemos hacer y el público disfruta y conecta con nuestra música.

 

Desde luego que todas estas situaciones pueden o no suceder. Teniendo en cuenta lo indicado arriba estas situaciones se minimizarán tanto que la única pauta que aparecerá será la de DISFRUTAR.

 

Así pues, si lo que quieres es llegar al punto de DISFRUTAR, no dejes que la inseguridad marque el resultado de tu actuación.

 

 

Pitingo en Rock in Rio. Hubo un problema en la prueba de sonido en la que, el guitarrista, no hizo la prueba y sucedió lo que veis. En ningún momento Pitingo se detuvo. Siguió hacia delante. A pesar de no haber habido comunicación previa, siguió todo con normalidad pasmosa.

 

 

Shakira, haciendo un homenaje a Alfonsina y el mar. Está absolutamente desafinada en varias partes del tema. Puede ser probable que ella no se escuchase en los monitores. Pero en ningún momento se perturbó ni hizo ademán de haberse confundido. Para evitar que el no escucharse desde un monitor sea algo que arruine tu actuación, aplica el punto C.

 

 

Chaka Khan – Lullaby of Birdland. Aquí la artista no se acuerda de la letra y se la inventa. No quiere decir esto que diga algo sin sentido, simplemente que, al haber tenido un lapsus, decide sobrellevarlo colocando una nueva letra para no parar la actuación. Con esto hago referencia al punto B.

 

Artículo del departamento de Canto de MrJam CMM.