Digitación, importancia y nociones básicas

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

Antes de empezar a correr es imprescindible saber andar, andar con paso firme y confianza. En el bajo nos encontramos con la misma situación, necesitamos tener el máximo control de cada uno de nuestros dedos antes de empezar a tocar velocidades altas y conseguir un resultado positivo. La digitación es importantísima.

 

Utilizaremos los ejercicios de digitación para conseguir un buen pulso, buen sonido y precisión a la hora de ejecutar nuestras líneas de bajo.

 

Primero nos centraremos en la mano encargada de pulsar las cuerdas, derecha si se es diestro e izquierda en caso de ser zurdo. Comenzaremos con el dedo índice y el dedo medio, evitando siempre pulsar dos veces seguidas con el mismo dedo, independientemente del dedo con el arranquemos. Haremos ejercicios sencillos y a un tempo bajo para poder analizar si estamos haciendo el ejercicio de manera correcta. Primero ocho pulsos en cada cuerda pasando por las cuatro, subiremos y bajaremos. Después bajaremos a cuatro pulsos por cuerda, luego dos y terminaremos con un pulso en cada cuerda. Luego combinaremos todo esto con diferentes saltos de cuerda, de la cuarta a la tercera, de la tercera a la primera etc… Ir creando vuestros propios ejercicios partiendo desde estos y recordad, despacito y con buena letra.

 

Vamos ahora con la mano del diapasón, izquierda para los diestros, derecha para los zurdos. En esta mano utilizaremos el dedo índice, el medio, el anular y el meñique. Asignaremos un número a cada uno de estos dedos, el índice será el 1, el medio el 2, el anular el 3 y el meñique el 4. Los objetivos que nos marcaremos serán los siguientes:

 

  1. En los cuatro dedos pulsaremos con la punta de estos.

     

  2. Conseguir pulsar cuatro trastes consecutivos, uno con cada dedo siendo capaz de pulsar con los cuatro a la vez.

     

  3. Mantener los dedos que no están pulsando a la menor distancia posible de las cuerdas.

     

  4. La independencia de cada uno de los dedos. Cada dedo se moverá sin necesidad de arrastrar con él al resto.

     

Empezaremos con el dedo 1 (dedo índice) en el traste nueve de la primera cuerda y el resto de dedos en los trastes que les corresponda a cada uno, 2 (medio) en el traste 10, el 3 (anular) en el traste 11 y el dedo 4 (meñique) en el traste 12. Una vez controlada la primera cuerda pasaremos a la segunda y así, hasta llegar a la cuarta. Una vez controlados los cuatro objetivos en las cuatro cuerdas iremos bajando de trastes hasta ser capaces de tocar esto con el índice en el primer traste. No tengáis ninguna prisa, si os saltáis algún paso tendrá consecuencias negativas. Iremos combinando el orden de los dedos respetando el traste que le corresponde a cada uno de ellos para generar diferentes ejercicios. A continuación os dejo unos ejemplos de diferentes ejercicios para esta mano. Y no dudéis en generar vuestras propias combinaciones y vuestros propios ejercicios. Recordad que cada número corresponde a un dedo.

 

1234; 2143; 3124; 4123; 1243; 2134; 3142; 4132;

 

Recordad que la coordinación entre las dos manos es vital para un buen sonido. Combinar los ejercicios de ambas manos como os apetezca pero teniendo siempre en cuenta los puntos arriba mencionados.

 

Suerte y duro con la digitación, algo imprescindible para controlar nuestro instrumento.

 

Digitación

 

Artículo de Jaime Nieto profesor del departamento de bajo de Mr Jam CMM

 

Controlando los controles

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

Es curioso ver como la mayoría de los músicos que se interesan por el bajo eléctrico y comienzan a tocar este instrumento no prestan la más mínima importancia a los controles del mismo. Los controles de volumen, tono, balance, EQ son elementos que van a hacer que nuestro instrumento nos pueda aportar una paleta de colores más amplia que la que podemos conseguir sólo con la disposición de las manos en la pulsación o con la presión que ejerzamos con ellas sobre cada nota pulsada.

Además, la inclusión de pastillas y/o circuitos activos, con sus correspondientes controles, va a aumentar todavía más dicha paleta de timbres.

¿Cómo sabemos si un instrumento es pasivo o activo?

Si no contiene ningún tipo de batería (normalmente una pila de 9 V.) es un instrumento pasivo. Si utiliza batería (o baterías) será activo. Sin embargo, ¿todos los que disponen de pila poseen pastillas activas? La respuesta es no. Existen dos opciones:

– Bajos activos con pastillas activas. La pila alimenta el circuito para que dichas pastillas funcionen. Si la pila se agota, el bajo no suena. Le puede proveer de posibles controles de EQ adicionales. Un ejemplo de ello: Musicman StingRay.

Musicman 2 EQ los controles
Musicman 2 EQ

– Bajos activos con pastillas pasivas. La pila alimenta el circuito que amplifica la señal de las pastillas y le provee de posibles controles de EQ adicionales. Si la pila se agota siempre podemos pasar al modo pasivo y seguir tocando hasta reponer la pila. Un ejemplo de ello: varios modelos de Ibanez tienen esta opción. Además previos que podamos instalar posteriormente en nuestro bajo suelen tener esta opción de "pasar a pasivo".

¿Cúales son las ventajas o desventajas de cada opción? No se puede afirmar que un bajo activo, por el mero hecho de serlo, sea mejor que uno pasivo dado que entran en juego otros factores tanto o más importantes, como la calidad de las maderas y de la construcción, los acabados, etc. Sí es verdad que uno activo nos puede proveer de más variedad tímbrica, pero muchas veces también puede esconder una falta de "tono vital" o "sonido fundamental" que en el caso del bajo eléctrico es imprescindible. Muchos grandes bajos eléctricos son pasivos (Fender Jazzbass o Fender Precission).

Jazzbass
Jazzbass

 

Precision
Precision

Según sus controles podemos distinguir:

– 1 control de volumen y 1 control de tono. Tipo Fender Precision. El más sencillo. Sus pastillas son pasivas.

– 2 controles de volumen y 1 control de tono. Tipo Fender Jazz Bass. Sus pastillas son pasivas. Cada control de volumen corresponde a una pastilla, de forma que podemos mezclar cantidades diferentes de sonido de cada una de ellas y crear diferentes timbres.

– 1 control de volumen, 1 control de balance y 1 control de tono. Con el primero controlamos el volumen general en la salida del instrumento. Con el segundo regulamos la selección que hacemos de una u otra pastilla y cómo se mezcla su sonido. Con el control de tono modificaremos el brillo o la claridad del sonido.

– 1 control de volumen, 1 control de balance, 2 controles de EQ. Igual que el anterior pero se elimina el control de tono y se dispone un EQ de graves/agudos. El bajo puede ser pasivo con circuito activo o totalmente pasivo como el Warwick Fortress I.

Warwick Fortress
Warwick Fortress

– 1 control de volumen, 2 ó 3 controles de EQ. Tipo Musicman.

– Cualquiera de las opciones anteriores acompañada de algún tipo de switch (uno o varios) que conmuta la conexión/desconexión del circuito de EQ o cualquier aspecto particular del instrumento.

Hay que señalar que los típicos controles giratorios de tono suelen ser pasivos, en el sentido de que, en su posición máxima suenan con el máximo brillo que tiene el instrumento, y a medida que lo bajamos reducimos el brillo, esto es, le quitamos agudos, pero no le damos más graves. Funciona simplemente en sentido de recorte.

Seguro que el bajo que tienes entre las manos lo puedes clasificar en alguna de estas opciones. Sea cual sea, seguro que se le puede sacar más partido a su sonido si conoces cómo funcionan cada uno de sus controles y sus características más esenciales. Sólo nos queda interesarnos por ello y experimentar.

Iñigo Corcuera es profesor de Bajo Eléctrico en MrJam CMM

Cuerdas en el bajo (2/2)

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

Viene de Cuerdas en el bajo (1/2)

TIPOS DE CUERDAS

Al día de hoy existen en el mercado bastantes tipos de cuerdas de bajo. Además existen unos cuantos conceptos que debemos tener en cuenta:

Tipo de material de fabricación
Basicamente las cuerdas son fabricadas en diferentes aleaciones metálicas. Sin embargo se distinguen dos especialmente comunes:

a) Niquel
Más baratas, menor duración, menor ataque sonoro, menor definición de la sonoridad de la nota, más redondez, mayor diferencia de sonoridad cuando empiezan a envejecer con respecto a un juego nuevo.

b) Acero inoxidable
Más caras, mayor duración, mayor ataque sonoro, algo de sonido más metálico en toda su vida útil, envejecimiento más largo y con menos diferencias entre cuerdas.

cuerdasbajo1 Cuerdas de bajo

Esto no significa que debamos decantarnos por unas en detrimento de otras sino que debemos probar y experimentar detectando cuales son más de nuestro agrado. Incluso para ciertas formas de tocar (con púa o con mucho ataque) seguramente un tipo será mejor que otro. Como hemos comentado al principio cualquier tipo de juego niquel o acero, después de más de un año de uso continuado debería ser cambiado.
Ten en cuenta el material del que está fabricadas tus cuerdas porque será uno de los determinantes del sonido de nuestro bajo.

Tipo de acabado / Entorchado

Acabado Rugoso (Roundwound)
Al tacto y visualmente vemos los hilos individuales de cada vuelta en la cuerda y los sentimos al tacto. Tienen mucho más ataque y sustain. A su vez esos diferentes hilos pueden ser, vistos al microscopio, de forma redondeada o hexagonal.
Por defecto son las cuerdas que se incorporan en los bajos actuales.

Acabado plano (Flatwound)
Las podemos encontrar en instrumentos antiguos o que busquemos una sonoridad más apagada, con menos sustain, más "acústica". Son iguales al tacto a las que incorpora un contrabajo, totalmente planas en su supeficie.

 

Calibre o grosor
Este es otro aspecto al que no se le suele prestar mucha atención y es determinante con respecto al sonido.
El calibre o grosor de las cuerdas puede ser así:

Calibre extra-fino:
Juegos de cuerdas de calibre fino (30-50-70-90) dan menos cuerpo al sonido pero son muy "blanditas" y cuesta menos hacer presión en el mástil para ser tocadas. En cualquier caso este aspecto tiene que ver también con un ajuste adecuado del mástil.
Si empiezas con slap no es recomendable que las uses porque las vas a romper muy facilmente.

Calibre fino-normal:
Juegos de cuerdas con medidas tipo 40-60-80-100. El bajo no soporta demasiada tensión, la sonoridad en graves es mayor y no pierde el ataque más agudo. Personalmente mi medida preferida.

Calibre normal
Juegos de cuerdas tipo 45-65/70-85-100. Este es el típico juego de cuerdas que siempre tienen en muchas tiendas. Es en el que puede haber más variaciones entre diferentes fabricantes. La primera cuerda (G=45) coge demasiada tensión y es demasiado tosca. Sin embargo es un juego a prueba de bombas.

Calibre grueso
A partir de las medidas citadas anteriormente cualquier juego más grueso creará mucha tensión en el instrumento por lo que puede que necesitemos un reajuste del alma del mástil.

Debemos hacer ajustar nuestro instrumento con respecto a un calibre de cuerdas en concreto dado que para cuerdas de mayor grosor debamos aumentar su altura para que no trasteen, generan más tensión y por lo tanto acabaremos con un instrumento más "duro" de tocar.

Dependiendo de la fuerza de nuestras manos, de la tensión que generan o del sonido que busquemos debemos tener en cuenta la elección de un calibre u otro. Posiblemente lo que perdamos por un lado lo podemos ganar con la EQ del amplificador y estaremos mucho más cómodos tocando.
Elegir calibres extremos puede incluso forzarnos a tener que limar la cejuela o las piezas individuales del puente para hacer que la cuerda se asiente perfectamente o que no entren por los anclajes del puente debido a su grosor. Te puedo asegurar que es excesivamente común este aspecto.

 

Longitud o Escala
La escala es la longitud del mástil sumada a la longitud del cuerpo. Existen diferentes tipos por lo cual a la hora de comprar cuerdas, en caso de duda, elige las más largas ya que sólo tendrás que cortar su extremo para poder colocarlas pero en ningún caso te quedarás corto.

cuerdasbajo2

Marcas
Al día de hoy existen muchas diferentes marcas. Al final del artículo tienes una lista bastante extensa. Algunas de esas marcas son las mismas que las de los instrumentos. Sin embargo debemos pensar que no todos ellos fabrican sino que sólo comercializan marcas "blancas" o compradas a otros fabricantes y puestas bajo su propia marca comercial.

Mi consejo es que compres marcas verdaderas. Rotosound, GHS, D'Addario, Dean Markley, LaBella o Ernie Ball son algunas de ellas.
EBS, Warwick, Ken Smith … son todas ellas marcas blancas.

Juegos de 5 o 6 cuerdas
Aunque tengas un bajo de 4 cuerdas puedes experimentar un juego de 5 o 6 cuerdas eligiendo las cuatro cuerdas primeras o las cuatro últimas. Tan sólo tienes que tener en cuenta si
la de mayor grosor la puedes anclar adecuadamente en el puente y en la cejilla de inicio del mástil.

Otros tipos de cuerdas de bajo
Existen otros tipos de cuerdas también para bajo. Algunas no podrán utilizarse en un bajo eléctrico clásico dado que el material del que están fabricadas no es metálico y por lo tanto no son detectadas por el campo magnético de las pastillas.

· Cuerdas con cuerpo de nylon y recubrimiento metálico
Son para bajos electroacústicos y para ser captadas por pastillas piezo-eléctricas. Son muy elásticas y con un tacto muy especial al cual hay que acostumbrarse. Sin embargo tienen una gran sonoridad acústica. Recomiendo las Thomastik Infeld. El precio es algo más caro que las cuerdas normales.

· Cuerdas de silicona
Específicas para el bago Guild Ashbory con unas dimensiones, colocación y tacto totalmente único. Casi un juguete con un gran sonido.

· Cuerdas con bola en sus dos extremos (normalmente denominadas Steinberger double ball)
Para ser usadas en instrumentos sin pala tipo Steinberger o Status. La longitud en este caso ha de ser exacta porque no se puede cortar ningún extremo.

· Cuerdas con recubrimientos especiales
La marca Elixir fué la primera en ofrecer este tipo de cuerdas. Son recubiertas en su fabricación por productos que la protejen creando un especie de funda imperceptible al tacto pero que no permite que la suciedad del tacto continuado afecte a su tono.

 

Marcas
Martin & Co
D'Addario
DR
Elixir
Ernie Ball
Fender
Guld
Rotosound
SIT
Thomastik Infeld
Curt Mangan
Adamas
Alloy
Black Diamond
Cleartone
D'Angelico
Darco
Dean Markley
Dunlop
Fodera
GHS
John Pearse
Smith
La Bella
Oasis
Optima
Pahoehoe
Pedulla
Pyramid
Snarling Dogs
Warwick
Sfarzo

Como resumen puedo asegurar que los dos aspectos más importantes con respecto al sonido resultante son la aleación o material de fabricación de la cuerda y su calibre. Ten muy en cuenta estos dos aspectos en particular.

 

Iñigo Corcuera Coordinador del Dpto. de Bajo de MrJam CMM

Cuerdas en el bajo (1/2)

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

Los instrumentos de cuerda utilizan… cuerdas. Como tal el bajo eléctrico y todos sus derivados corresponden a esta familia de instrumentos. Te damos todos los detalles de las cuerdas en el bajo.
En las cuerdas es donde se produce un mayor desgaste porque son los elementos que están en contacto directo con los dedos y los responsables primeros de la producción del sonido. Su precio en comparación con el coste del instrumento en uno de gama media-alta es ridículo. Son los consumibles de nuestro instrumento y como tales debemos reemplazarlos cada cierto tiempo.

cuerdas_bajo2 Cuerdas en el bajo

En el caso del bajo, el precio de las cuerdas es alrededor del triple que en una guitarra. La calidad, longitud y grosor marcan la diferencia.

¿Cómo detecto que debo cambiar las cuerdas?

Algunos aspectos en los que nos podemos fijar son:

· La pérdida de brillo o claridad en el sonido de las notas más agudas.
· La pérdida de sustain en notas largas.
· El movimiento irregular de la cuerda al percutirla. Este es posiblemente el aspecto más visual. El hilo central de la cuerda ha perdido contacto en todo o en parte con los hilos que lo envuelven y por lo tanto no vibran solidariamente sino que lo hacen uno contra otro. Este aspecto es el responsable de la falta de brillo/claridad y de la pérdida de sustain. Una forma de verlo es fijarnos en la vibración de la cuerda en su zona central teniendo como fondo la luz de un fluorescente.
· Si las cuerdas presentan algún tipo de corrosión o cambio de color en ciertas zonas.
· Si el instrumento se desafina más de lo habitual o aguanta poco la afinación.
· Si notamos algún tipo de desafinación entre diferentes trastes aún teniendo el bajo bien quintado.
· Si existe algún pequeño pliegue en alguna zona de la cuerda (sobre todo de la zona del mástil) producido porque se haya golpeado contra por ejemplo el borde de una mesa.
· Si existe una diferencia evidente de timbre entre notas al aire y pulsadas.
· Si las cuerdas son las mismas que cuando compraste el bajo. Normalmente no incorporan cuerdas de gran calidad.
· Si la relación de calibre o grosor entre las cuerdas no se mantiene con respecto al juego original.
· Si has sustituido temporalmente una cuerda.

Cada uno de estos aspectos y de forma independiente puede ser más evidente en unas cuerdas que en otras.

¿Cada cuanto tiempo debo cambiar las cuerdas en el bajo?
No existe regla fija dado que dependerá del uso, el medio en el que se mueva el bajo (grado de humedad), cambios de temperatura drásticos que sufra, la sudoración del usuario, la calidad de las cuerdas, tipo de cuerdas instaladas, ajuste del instrumento, …
Sin embargo un mínimo de un juego al año seguro que no te hace daño al bolsillo.

cuerdas_bajo

¿Cambio una cuerda que he roto o todo el juego?
Es ideal que aún habiendo roto una cuerda cambiemos todo el juego dado que la sonoridad será mucho más uniforme entre todas ellas que habiendo reemplazado sólo la que se haya partido. Para una emergencia siempre podemos guardar uno o dos juegos viejos que nos saquen del apuro. Más tarde, con tranquilidad, debemos cambiarlas todas.

Colocación
Si la calidad de la cuerda es importante su correcta colocación es vital. Si tu bajo dispone de la opción de anclar las cuerdas al puente o colocarlas cruzando el cuerpo también podrás notar una clara diferencia. Incluso se puede optar por hacer esto en solo alguna cuerda. Para ello tienes que tener en cuenta la longitud de la cuerda, no compres las cortas!!!.
En este mismo blog dispones de un video donde Jaime Nieto, desde una perspectiva visual, nos explica como mejor hacerlo. Te recomiendo que le des un vistazo en este mismo apartado.

Os dejo con un video de una de las grandes marcas fabricantes de cuerdas, GHS.

En la segunda parte veremos los aspectos que hay que tener en cuenta para diferenciar diferentes tipos de cuerdas de bajo.

 

Iñigo Corcuera Coordinador del Dpto. de Bajo de MrJam CMM

Efectos para bajo, vol. II

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

Hoy vamos a hablar de dos efectos para bajo, que en mi opinión, son imprescindibles en la pedalera de cualquier bajista.

ENVELOPE FILTER

El primero de ellos es el Envelope Filter o filtro envolvente, también conocido como auto wah. El Envelope Filter crea un efecto muy parecido al de un wah wah estándar pero no dispone de pedal de expresión, el efecto genera la onda de manera automática.

El efecto funciona dependiendo del nivel de entrada o volumen de la señal que le entre. Esto quiere decir que el efecto funcionará de manera diferente dependiendo del ataque con el que toquemos, cuanto mayor sea el ataque, mayor será el efecto.

El Envelope Filter es un efecto con el que hay que ser paciente. Hemos dicho que el efecto funciona de manera automática, esto hace que no siempre haga lo que nosotros queremos que haga. Es recomendable practicar con él y, estar muy atento a cuál es su respuesta en cada momento. El MXR Bass Envelope Filter es un envelope filter en pedal altamente recomendable.

Y aquí un ejemplo práctico del gran Stuart Zender en su época como bajista de Jamiroquai.

BASS SYNTH

El segundo efecto del que vamos a hablar hoy es el Bass Synth. El efecto Bass Synth trata de emular un sonido de síntesis. La finalidad del Bass Synth es conseguir que nuestro bajo suene como si fuese un sintetizador.

Una de las mayores diferencias que tenemos que tener en cuenta dentro del catálogo de diferentes bass synths que tenemos en el mercado, es que algunos de ellos serán analógicos y otros digitales. Uno de los Bass Synth digitales que tenemos en el mercado es el Boss SYB-5 Bass Synth. Viene en forma de pedal y tiene unas opciones más que interesantes. Aquí tenéis un ejemplo de lo que se puede hacer con este pedal.

En el apartado analógico una de las opciones que tenemos es el pedal Bass Microsynth de Electro Harmonix. Como es un pedal analógico, todos los controles son manuales y no vamos a tener la opción de guardar ni utilizar presets predeterminados. Aquí tenéis una pequeña muestra del Bass Microsynth.

Un ejemplo práctico del uso de este efecto en este tema de Korn.

Bueno espero que esta segunda parte de efectos para el bajo os haya servido de ayuda y nos vemos en la siguiente entrega de Back To Music School.

Jaime Nieto Profesor de Bajo de MrJam CMM