Exirula Exirula

Newsletter

¿Quieres recibir información de Txirula y MrJam?

Ya está enviado. ¡Gracias!

VIDEO

TWEETS RECIENTES

    Tweets

    Esta Jaguar de @fender con Humbuckers esta fabricada en Japón es un modelo limitado https://t.co/wrLNj1ZteU ....… https://t.co/Qz3tiL0hro
    6 hours, 15 minutes

    Tweets

    Bajistas nuevo miembro en la casa! Increible @officialibanezguitars Soundgear Premium, 30 años de experiencia con… https://t.co/vu0uife7Sy
    1 day, 6 hours

251115

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

La música es una de las artes que más seguidores tiene, ¿cuántos de nosotros no hemos soñado alguna vez con ser músicos famosos, con ser grandes profesionales de la música? Está claro que la música tiene un poder de atracción muy fuerte y casi todos intentamos ser profesionales en alguna etapa de nuestra vida, pero realmente son muy selectos los que llegan a dedicarse a la música con la maestría que muchos soñamos. Y la razón de que no haya tantos buenos músicos es por lo exigente y rigurosa que resulta ser esta profesión. Detrás de cada buena grabación, actuación, etc., hay un montón de años de estudio, trabajo, práctica e inspiración.

 

Ser profesional en algo no sólo implica tener una titulación profesional o haberse graduado en alguna escuela, conservatorio, etc., sino sobre todo debe implicar tener la actitud de un profesional.

 

Al que no se dedica de forma profesional a una determinada actividad se le llama aficionado y al que está en medio de las dos categorías se le llama semi profesional. Entonces, ¿Qué distingue a un músico profesional de un aficionado?

 

En principio, se considera músico profesional a aquellas personas que desarrollan actividades musicales remuneradas (instrumentistas, arreglistas, compositores, intérpretes, profesores, etc.).

 

En el ambiente musical, la frase “músico profesional” refleja o indica determinada capacitación o formación musical. Desde este punto de vista, para ser un músico profesional no basta solamente con cobrar honorarios por alguna actividad musical sino que además hay que tener una determinada formación musical. En las mejores escuelas y universidades de música, se le exige al alumno un gran número de horas de estudio personal a parte de las otras materias de carácter teórico que puedan tener en su carrera. Este concepto es bastante comprensible porque también ocurre en otras áreas laborales. Tomemos como ejemplo una persona que tiene una voz bonita y cálida, un timbre agradable y una dicción natural. Resulta, que por tener contactos o por diversas circunstancias puede llegar a trabajar como locutor profesional, llegando a percibir un sueldo por su trabajo. Sin embargo, eso no le transforma en un verdadero locutor profesional ya que para llegar a serlo necesita estudiar una serie de elementos y realizar una serie de estudios amplios para poder recibir la formación adecuada.

 

A veces también sucede con modelos o “personajes famosos” que por cuestiones de popularidad e imagen, son contratados para conducir programas de televisión o participan en películas, obras de teatro, etc., percibiendo dinero por su trabajo y sin embargo no podrían considerarse actores profesionales, por lo menos hasta no haber realizado los estudios requeridos para esa formación.

 

Esta situación genera muy frecuentemente la paradoja de que estos “profesionales” que en realidad no son realmente “profesionales”, ganan mucho más dinero que los verdaderos profesionales.

 

Estas dos posiciones no son antagónicas, ni tampoco debería considerarse mejor o peor el ser o no ser un músico profesional. Simplemente estos comentarios intentan establecer la diferencia entre una situación y otra más allá de que en ambos casos se cobre por el trabajo.

 

Por lo tanto, se considera músico profesional a la persona que además de vivir de sus actividades musicales, tienen una determinada capacitación profesional.

 

¿Pero qué tipo de formación? Un músico puede ser interprete, compositor, arreglista, tocar en orquestas, trabajar como docente; puede dedicarse a la música clásica, al pop, jazz, etc, por lo que es muy difícil determinar lo que sería una “formación básica general” para todos los músicos y que a partir de ella se obtenga un nivel profesional.

 

Personalmente creo que cualquier persona que realice ciertos estudios musicales de forma seria y con la debida dedicación y que posteriormente trabaje con esos elementos y reciba un sueldo, está en la posición de ser considerado “músico profesional”.

 

Por lo tanto, el perfil general del músico profesional es el de una persona preparada y capacitada para cubrir determinadas necesidades laborales. Es un músico que tiene buena lectura y técnica, que maneja y conoce varios estilos musicales y que tiene la capacidad de transmitir los conocimientos adquiridos y algunas cositas más…..

 

Post de Blas Fernández, Coordinador del Dpto. de Batería de MrJam CMM

 

(Visited 2.469 times, 1 visits today)

MAS

No hay comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *