Exirula Exirula

Newsletter

¿Quieres recibir información de Txirula y MrJam?

Ya está enviado. ¡Gracias!

VIDEO

TWEETS RECIENTES

    Tweets

    Un @marshallampsuk valvestate en el taller, todo un clásico de los 90´ esta semana estamos muy nostálgicos 😓 😥… https://t.co/RntCypOZXx
    1 day, 5 hours

    Tweets

    @fender jaguar special Limited Edition Jaguar Strat CAR Pallarel Worlds Series, una guitarra diferente 😎… https://t.co/Rd1KRebOFs
    2 days, 5 hours

061213

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

Esta pregunta nos la hacemos cada vez que nos subimos a un escenario. Cómo suena nuestro instrumento en el local o en el estudio en comparación con cómo lo hace en el escenario. Hay diferencia entre estudio y directo…

Debemos focalizar nuestra atención en cómo nosotros percibimos el sonido, porque básicamente el instrumento sigue sonando igual si hemos dispuesto los mismos ajustes. Sin embargo, el espacio en el que estamos sonando es completamente diferente y es esto lo que nos confunde.
Vamos a detallar algunos puntos a tener en cuenta. Si controlamos todos ellos podremos disfrutar de un sonido y una percepción sólida, coherente, homogénea y estable.

La sonoridad total que percibimos de nuestro instrumento se compone del instrumento más el espacio en el que estamos inmersos.

SONORIDAD TOTAL = INSTRUMENTO + ESPACIO EN EL QUE SONAMOS

Nuestra capacidad de escucha se verá ampliada si somos capaces de disociar uno de otro. Para ello debemos fijarnos en el espacio en el que estamos inmersos, su tamaño, el revestimiento de las paredes, zonas de reflexiones, esquinas como generadores de graves, evitar paredes paralelas como generadores de frecuencias estacionarias, etc.

muse_.live estudio y directo

Cómo está dispuesto el amplificador, en el caso de guitarras o bajistas, es otro punto a tener en cuenta. Si disponemos el ampli en el suelo no vamos a oir el sonido directo sino las reflexiones varias que ocurren alrededor. Aunque en el local lo pongamos también en el suelo, lo que le rodea es diferente. El resultado será un sonido con más graves y menor claridad. Si lo colocamos encima de un flightcase, un clásico en directo, esa caja hará de inmenso resonador.

En el caso de los baterías, la diferencia de suelos es vital. En el escenario, seguramente, el set estará dispuesto encima de una tarima, el bombo se disipará, los timbales sonarán huecos y la caja demasiado explosiva por la pérdida de balance con los otros elementos. Algún elemento como una alfombra que mitigue el impacto del sonido de la bordonera contra el suelo será de utilidad.

REFLEXIONES VARIAS = SONIDO COLOREADO = DIFERENCIA ENTRE LO QUE OIMOS Y LO QUE DESEAMOS OIR

La distancia a nuestro amplificador es otro punto a tener en cuenta. Normalmente en el local de ensayo o el estudio estaremos muy cerca de él, pero en un escenario podemos estar a varios metros de distancia. Otra vez, múltiples reflexiones y pérdida de señal directa. Si tocamos el bajo y nos distanciamos del amplificador en un escenario, veremos como crecen las frecuencias más graves, incluso enmascarando el brillo y la claridad. ¡Ahí es donde se ve la calidad de un Ampeg 8×10!

Potencia acústica y Presión acústica.

En el local, la percepción de la potencia de nuestro amplificador, -qué presión ejerce en nuestros oídos- es completamente diferente. La Potencia Acústica es un valor intrínseco de la fuente y no depende del local donde se halle. Es como una bombilla: puede tener 100W y siempre tendrá 100W, la pongamos en nuestra habitación o dentro de una nave enorme, su potencia siempre será la misma. Por el contrario, la Presión Acústica que generamos con aquella Potencia Acústica variará según las características y tamaño del local donde estemos.

the_who estudio y directo

Un aspecto inherente al directo es el adecuado (o no) balance de percepción del resto de instrumentos. En directo las dimensiones y distancias citadas antes van a ser determinantes para que sea muy difícil oir como estamos acostumbrados a hacerlo en el local de ensayo.

Si a esto le añadimos que el sonido nos puede llegar por monitores en vez de directamente del amplificador nuestro o de cada compañero, todo se complica y nuestra mezcla será controlada por el técnico de monitores. Una relación fluída con él será vital y entender lo que es posible y lo que no, imprescindible. Un monitor es una referencia, por una caja o a lo sumo dos vamos a escuchar todos los elementos y, otra vez, el cómo lo percibimos será bastante diferente a cómo estamos acostumbrados. Si además el envío de monitor lo compartimos con otro músico, lo que queramos oir cada uno de nosotros puede ser diferente e imposible de conseguir.

Y llegamos a la prueba de sonido. Es imprescindible dedicarle el tiempo adecuado a poder percibir todo, no sólo nuestro instrumento. Si vemos que no hay forma de percibir alguno de los instrumentos, algo tan sencillo como efectivo es movernos. Cambiar de posición, movernos un par de metros en la dirección adecuada, puede ser la diferencia entre estar incómodo con el sonido o tener un balance perfecto.

Y claro, no debemos variar los ajustes de nivel de la prueba de sonido al comienzo de la actuación, porque entonces estaremos descompensando todo.

Pero no todo es negro en el escenario, ni mucho menos. Cuando todo está ajustado adecuadamente, el sonido nos rodea como una inmensa aura, lo más parecido a un nirvana y la sensación musical es inigualable. A disfrutar.

Artículo de MrJam CMM

(Visited 1.795 times, 1 visits today)

MAS

No hay comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *