Exirula Exirula

Newsletter

¿Quieres recibir información de Txirula y MrJam?

Ya está enviado. ¡Gracias!

VIDEO

TWEETS RECIENTES

    Tweets

    Electrónica de ampli y guitarra a revisión ✌ https://t.co/MEBZbSuf0x .... #guitar #guitartuthier #luthier… https://t.co/Cc73LeVsIc
    1 day, 13 hours

    Tweets

    Nueva serie de amplis de bajo de la mano de @blacksteramps Unity https://t.co/slLTXhElgc #bassamp #basspro #fender… https://t.co/Dup9a256Yk
    2 days

111115

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

Viene del post Teclado Vintage Capítulo III

 

En el año 1935, el ex-relojero Laurens Hammond empezó a producir órganos para el 'mercado del ocio' y con eso creó uno de los instrumentos musicales electrónicos más populares de todos los tiempos. El Hammond Organ es el órgano electrónico por excelencia, su uso y popularidad está extendido en casi cualquier estilo que podamos asociar a la música moderna, y su vigencia es absoluta.

 

 

Desde una perspectiva estrictamente técnica, el órgano Hammond o Hammond Organ es un aparato que produce sonidos a partir de un motor eléctrico conectado a una serie de ruedas de tono, que rotan cerca de un imán y una bobina, la velocidad de rotación determina la nota musical producida por cada rueda de tono en particular.

 

Una de las características principales del Hammond es que obtiene su sonido por la suma de armónicos, de este modo el timbre en el Hammond se produce por la mezcla de la fundamental y de hasta ocho armónicos que se pueden controlar a través de un sistema de barras, conocidas como drawbars. Tiene además dos teclados de 61 teclas y un teclado pedal con 25 notas. Todo un monstruo de unos 180 kg. de peso, nada menos.

 

El Hammond necesita ser amplificado para sonar. El más famoso de los altavoces que se usan para amplificarlo, y que forma hoy en día un binomio casi inseparable es el Leslie; un parlante rotatorio que mueve el sonido alrededor de la habitación para crear un efecto de chorus.

 

Los modelos más populares son el B3, más propio del blues y del jazz, y el C3, más usado en el rock. Pero a lo largo de la historia han sido muchos los diferentes modelos que se han comercializado bajo la marca Hammond.

 

 

Actualmente existen numerosos emuladores del sonido clásico del Hammond, pero los que hemos tenido la suerte de probar uno auténtico sabemos que nada es comparable a la experiencia de 'pilotar' una de estas maravillosas máquinas. La capacidad expresiva del instrumento es ciertamente asombrosa, y los maestros del Hammond consiguen transmitir emociones realmente intensas.

 

Para muestra terminemos con esta maravilla de Corey Henry, una 'experiencia religiosa'.

 

 

Post de Ander Unzaga, Profesor de Lenguaje Musical Piano en MrJam CMM

 

(Visited 371 times, 1 visits today)

MAS

1 comentario

Mikel

Dice: 11th Nov 2015 at 11:18 pm

Jode, ver a Cory Henry siempre es una experiencia religiosa. Hace poco estuve viéndole en Burdeos con Snarky Puppy, un peregrinaje muy merecido! Amén!!!

Responder

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *