A vueltas con el metrónomo | Back to Music School Metrónomo: A vueltas con el metrónomo




Exirula Exirula

Newsletter

¿Quieres recibir información de Txirula y MrJam?

Ya está enviado. ¡Gracias!

VIDEO

TWEETS RECIENTES

    Tweets

    Una pareja de hecho @fender en el taller poniendose a punto... .... #guitar #guitartuthier #luthier #guitartricks… https://t.co/YrobEylvB4
    3 days, 13 hours

    Tweets

    Hoy os presentamos este monstruo que va a la espalda de nuestro amigo Raul de @meridianrockband con el que hace mag… https://t.co/hx7GK68czi
    3 weeks

251214

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

Cuando estudiamos música, con el instrumento que sea, tarde o temprano debemos usar el metrónomo si queremos seguir progresando en conocimientos y aprendizaje. Si el instrumento forma parte de la base rítmica (batería, percusión, bajo, piano, guitarra, sección de viento, coros, etc.) el empleo del metrónomo se antoja imprescindible, si luego queremos formar parte de dicha base con garantías. Al fin y al cabo, es lo que se nos pide (además de otras cosas, claro!) cuando tocamos en un grupo: un buen “pulso”, firme y estable.

 
Eso no quiere decir que su uso sea obligatorio a la hora de trabajar o estudiar algo por primera vez: a mí me ocurre bastante a menudo que me resulta más cómodo tener una toma de contacto sin metrónomo, ello hace que por defecto me sitúe en una velocidad confortable que me permite concentrarme más fácilmente (p.ej. si estoy leyendo a primera vista); pero sin duda, es el metrónomo el que definitivamente nos dirá si los nuevos conocimientos adquiridos son ejecutados correctamente.

metrónomo

 Ahora bien, ¿cómo utilizar el metrónomo? ¿Cómo hacer que su uso nos resulte provechoso para continuar y avanzar en nuestro aprendizaje musical? Está universalmente aceptado que la mejor manera consiste en poner el metrónomo a velocidad lenta e ir gradualmente subiendo la velocidad; sin embargo, hay ocasiones en las que a mí me viene mejor empezar con una variante: se trata de aplicar el concepto de “velocidad confortable”. Primero, pongo el metrónomo a la velocidad con la que he estado tocando sin él, y una vez que consigo tocar “a tiempo” completamente relajado, continúo, bajando gradualmente la velocidad hasta llegar a un tempo lento (mín. 60 la negra), y a partir de ahí, subir, como ya hemos indicado.
 
Es importante insistir en trabajar las velocidades lentas si queremos asegurar las figuras, ya que si conseguimos tocar consistentemente en un pulso lento, tendremos muchos menos problemas cuando haya que hacerlo rápido.
 
Artículo de Edu Lazurtegi, profesor de batería de MrJam CMM

(Visited 351 times, 1 visits today)

MAS

No hay comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *