Exirula Exirula

Newsletter

¿Quieres recibir información de Txirula y MrJam?

Ya está enviado. ¡Gracias!

VIDEO

TWEETS RECIENTES

    Tweets

    Poniendo a punto un cabezal @ashdownamps al que la humedad le ha hecho estragos https://t.co/8sRkKY6lKC ....… https://t.co/5bGf0o5Iyb
    2 days, 7 hours

    Tweets

    Hemos reorganizado nuestra tienda, nuestra sección de guitarras electricas está ordenada por modelos… https://t.co/QQIvLOXbmP
    3 days, 7 hours

140416

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

Y nosotros seguimos en nuestro afán de dar la importancia que se merecen a esas “pequeñas cosas” que en realidad son muy grandes. Hoy hablamos de otro elemento ignorado en muchos casos, esa pequeña pieza que llamamos cejuela (nut) por la que pasan las cuerdas desde el clavijero hacia el mástil y el puente. 

Debemos partir de la base de que, a pesar de que no nos demos cuenta, la cejuela imprime su carácter al timbre o tono general de la guitarra. Y esto conviene tenerlo en cuenta.

El papel de la cejuela es sencillo: Es ese pequeño pedazo de material colocado al final del mástil para guiar las cuerdas a su correspondiente clavija de afinación. Es en realidad uno de los dos puntos de apoyo.  En el otro lado se encuentran las silletas del puente, y juntos marcan cuál es la longitud exacta del tramo de cuerda que vibrará. Ambos elementos son de vital importancia ya que condicionan la vibración y, en consecuencia, cuanto sonido va a penetrar en el cuerpo y por consiguiente cuanto va a ser captado por las pastillas, que no son más que “micrófonos” que captan y convierten los movimientos magnéticos generados por las vibraciones de las cuerdas en impulsos eléctricos.

cejuela

 

Entrando en los materiales de las mismas no podemos obviar que históricamente el material más utilizado para ellas era hueso. No en vano las primeras acústicas presentaban cejuelas de dicho material, lo que hoy en día a desembocado a que se convierta en todo un Standard. El porqué es muy sencillo: El hueso contribuye al tono cálido y rico, y aporta una fiabilidad que hace que muchos nostálgicos de aquellos olvidados sonidos lo exijan como característica imprescindible.

A pesar de reconocer las cualidades sonoras del hueso no podemos negar que existen muchos materiales sintéticos en las cejuelas que pueblan nuestro panorama musical. Éstos ofrecen también una durabilidad excelente, y un timbre resonante que ha aportado su granito de arena a más grabaciones clásicas de las que podáis imaginar.

Tirando un poco más de la cuerda os hablaremos de otros materiales posibles como el Corian que ofrece un buen tono, con buen sustain y equilibrado, o la Micarta, un compuesto de resinas, más fácil y barato de trabajar que el hueso, por ejemplo. Como no, nombraremos el grafito, muy elogiado por mantener la afinación aún en esos momentos en los que el músico se viene arriba.

Sea cual sea vuestra opción, recordad que la cejuela puede que no hable muy alto, pero tiene mucho que decir sobre cómo suena vuestro instrumento por lo que os aconsejamos que la tengáis en cuenta.

cejuela

 

Post de Txirula.

(Visited 732 times, 1 visits today)

MAS

No hay comentarios

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *