¿Saxo nuevo o usado? (II) | Back to Music School Saxo nuevo o usado (II) - Abraham de Román




Exirula Exirula

Newsletter

¿Quieres recibir información de Txirula y MrJam?

Ya está enviado. ¡Gracias!

VIDEO

TWEETS RECIENTES

    Tweets

    Una pareja de hecho @fender en el taller poniendose a punto... .... #guitar #guitartuthier #luthier #guitartricks… https://t.co/YrobEylvB4
    3 days, 13 hours

    Tweets

    Hoy os presentamos este monstruo que va a la espalda de nuestro amigo Raul de @meridianrockband con el que hace mag… https://t.co/hx7GK68czi
    3 weeks

100414

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

– Viene de ¿Saxo nuevo o usado? Capitulo I

Yo a veces he comprado un instrumento nuevo y lo usado durante unos años pensando en él directamente como una especie de “alquiler”:

1) He comprado un instrumento de nivel profesional, del que sé que: a) hay una gran demanda en el mercado de segunda mano; b) tiene un “buen envejecer” por la calidad de sus materiales.
2) Lo he disfrutado y cuidado al máximo durante el tiempo que lo he necesitado.
3) He invertido tiempo y dinero en revisarlo y ponerlo a punto justo antes de su reventa.
4) He calculado su precio en el mercado actual según la oferta y la demanda, y he hecho los ajustes pertinentes al precio según el estado real de mi instrumento.
5) Lo he vendido por un precio justo y he recuperado gran parte de mi inversión inicial.

¿No es esto comparable a un alquiler? Funciona también comprando un instrumento usado. Para los que preferís que hablemos de números tangibles:

1) Compras tu instrumento por 5000€
2) Disfrutas y cuidas de tu instrumento durante 5 años e inviertes a lo largo de este tiempo unos 1000€ más (en revisiones y ese enzapatillado con puesta a punto que necesita el instrumento al cumplir los 5 años y que viene perfecto hacer justo antes de venderlo. Gasto total: 6000€.
3) Según el mercado actual y el perfecto estado del que goza tu instrumento lo vendes fácilmente por 3500€.
4) El resultado: has disfrutado de un gran instrumento durante 5 años, con un gasto real de 2500€ (6000€ – 3500€). Si lo dividimos entre los 5 años nos da como resultado un “alquiler” de 500€ al año, o lo que es lo mismo poco más de 40€ al mes… interesante ¿no?

Y lo mejor de todo: una persona ha conseguido un gran instrumento en buenas condiciones y por un precio justo. El ciclo empieza de nuevo tanto para la persona que vende, como para la persona que ha adquirido el saxofón usado…

En el caso de que hayas encontrado un instrumento usado en venta a través de un anuncio en internet o en una web de subastas, por ejemplo, y te esté tentando mucho, te recomiendo que no lo compres a menos que puedas probarlo (quiero decir con esto a desplazarte hasta la ciudad donde está el instrumento con tu profesor -si es que lo necesitas- o acordar un tiempo de prueba con derecho a devolución).

Si es que aun sigues interesado en buscar por internet un instrumento usado, ten en cuenta los siguientes consejos: no confíes en una descripción escrita que sólo indica datos positivos del instrumento. Un vendedor serio, en el que puedas confiar, siempre te va a decir los puntos positivos y los puntos negativos de lo que vende (incluso apoyará la descripción con fotografías que den fe de lo bueno y de lo malo). Tampoco te fíes de unas fotografías sin más, que no respalden una buena descripción del producto; hoy en día las imágenes se pueden retocar fácilmente. Yo considero que para arriesgarte a este tipo de compras debes poseer un nivel “experto” y aun así siempre existe el riesgo de que te timen.

Un apunte que no quiero dejar de hacerte es que, desgraciadamente y muy a menudo, las tiendas online envían los instrumentos nuevos tal y como ellos lo han recibido del fabricante o distribuidor. Debes saber que los instrumentos de viento-madera necesitan ajustes por parte de un servicio técnico para que su rendimiento sea 100% satisfactorio. Especialmente si son instrumentos nuevos y de bajo presupuesto (que son precisamente aquellos en los que el fabricante, en pos de abaratar costes, no ha puesto especial interés en ajustar).

El precio de estos ajustes puede oscilar entre 180 y 250€… ¿Crees que un saxo de la marca “XXXXX”, cuyo precio de mercado ronda de los 300 a los 500€, incluye dicho ajuste? ¡Puedes responderte tú mismo! No digo que no haya tiendas serias que incluyan estos ajustes, sólo te recomiendo que te asegures de ello antes hacer la compra. Hay que entender que, al fin y al cabo, estos pequeños pero importantes ajustes de los que te hablo, dependen más del precio final del instrumento que de la seriedad de la tienda. Me refiero a instrumentos cuyo precio multiplica por diez el del saxo que comentábamos hace un momento.

Conozco muchas historias de instrumentos que no pasan la criba del profesor (me ha pasado tanto siendo el profesor como siendo el alumno), lo que da lugar a un sinfín de trayectos – o envíos – para adelante y para atrás, entre comprador y el vendedor, con el innegable tedio y frustración derivados de no poder empezar a disfrutar de tu instrumento cuanto antes (por no hablar de quién se hará cargo de todos estos portes).

Sé fiel a tu tienda de confianza. En ella te respaldarán en caso de que haya algún problema, te asesorarán en caso de que estés perdido ante la inminente compra, responderán de la garantía del instrumento, incluso con el tiempo te ganarás el estatus de “buen cliente” y ya sabes lo que eso conlleva: ofertas especiales, descuentos, etc… vamos, lo que todo el mundo quiere.

Compres lo que compres, una buena manera de actuar es aclarar con el vendedor que la última palabra la tiene tu profesor, que será quien pruebe el instrumento y decida si es “apto” o “no apto”. Pacta un período de prueba con derecho a devolución (normalmente unos pocos días, el tiempo justo para probar y decidir: tres o cuatro días).

Para finalizar, quiero mencionar el punto de vista estético (que, por cierto, también influye en el sonido).

Aunque hay que dejar bien claro que aquí no hay “buenos” o “malos”, sino que es a gustos:
Ten en cuenta que un saxofón plateado o niquelado tiene más capas (metal, baño de plata o níquel, laca) y esto influye en la resistencia que el instrumento te ofrece y en el sonido que tiende a ser más oscuro. También es verdad que un instrumento plateado se ensucia mucho más: son amigos de las huellas dactilares, lo que te convertirá en su “esclavo” si lo quieres tener tan brillante como el primer día.

En el otro extremo, los saxos que han perdido la laca, dejando al descubierto el metal vivo, tienden a ser más resonantes, más brillantes y ofrecen menos resistencia al soplar a través de ellos, pero el metal se oxida fácilmente y a lo largo de los años sufren un mayor desgaste. Estéticamente tienen sus defensores que piensan que su aspecto antiguo, desaliñado y oxidado es un plus, y sus detractores que piensan que si el saxo no brilla como si lo acabaras de estrenar eres un músico poco serio y un descuidado, por no decir otras cosas. Hoy en día casi todos los fabricantes hacen modelos deslacados (sí, sí, ya vienen deslacados de fábrica).

En medio de estos dos extremos podría estar lo que es un saxo lacado. Vamos, el dorado de toda la vida. Podríamos decir que en cuanto a sonido está en medio del plateado y el deslacado, aunque tienden a ser más brillantes que oscuros. En cuanto a la limpieza, se limpian con facilidad.

Conclusión

Creo que siempre es buena idea comprar el mejor instrumento que te puedas permitir:

Tanto si nuestro caso es que queremos comprar un instrumento nuevo o uno usado, es preferible comprar un instrumento profesional (haciendo un riguroso análisis de la calidad del instrumento, la demanda que tiene en el mercado de instrumentos usados) de este modo será más fácil recuperar gran parte de tu inversión, ya sea porque te cansas del instrumento o porque quieras progresar hacia otro mejor.

El mercado de instrumentos nuevos da más seguridad a la hora de hacer la compra, pero merece la pena echar un vistazo al mercado de instrumentos usados. Siempre está la posibilidad de que nos estafen, al igual que siempre existe la posibilidad de que encontremos una ganga. Si puede ser, déjate asesorar por alguien en quien confíes y que tenga más experiencia que tú: ya sea el experto de la tienda de instrumentos, o tu propio profesor.

Conviene aclarar que:

• Las opiniones expresadas aquí son el fruto de mi propia experiencia acumulada durante más de 20 años.
• Los consejos citados aquí son aplicables tanto a la compra de un saxo como a cualquier instrumento de viento.

saxo nuevo o usado

Abraham de Román
Coordinador del Dpto. de Saxo de MrJam CMM

(Visited 533 times, 1 visits today)

MAS

1 comentario

mikel

Dice: 15th Abr 2014 at 09:16 am

Eres un hacha...

Responder

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *