Exirula Exirula

Newsletter

¿Quieres recibir información de Txirula y MrJam?

Ya está enviado. ¡Gracias!

VIDEO

TWEETS RECIENTES

    Tweets

    Un @marshallampsuk valvestate en el taller, todo un clásico de los 90´ esta semana estamos muy nostálgicos 😓 😥… https://t.co/RntCypOZXx
    1 day, 5 hours

    Tweets

    @fender jaguar special Limited Edition Jaguar Strat CAR Pallarel Worlds Series, una guitarra diferente 😎… https://t.co/Rd1KRebOFs
    2 days, 5 hours

111214

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedintumblrmail

Nos atrevemos con un tema complejo, sin respuestas de manual válidas para todos, ya que cada persona es un mundo y tiene su propia forma de funcionar y abordar los problemas; pero a pesar de ello confío en que cualquier aportación hecha desde el deseo de ayudar puede tener efecto en alguno de los lectores de este artículo. Aquí va mi reflexión sobre cómo perder el miedo a cantar.

Menciono en el párrafo anterior que cada persona es un mundo, con su propio funcionamiento, pero también es verdad que de forma global pertenecemos a unos pocos modelos de conducta, los cuales nos ayudan a entendernos y hablar en términos parecidos.

Si os cuento que han habido días en los que he sentido absoluta inseguridad antes de pronunciar nota con mi voz seréis muchos los que os identifiquéis con esa sensación, y es que ello forma parte del aprendizaje en cualquier disciplina, música, escena, locución, creación… Y parte de este aprendizaje es acabar con los miedos que disturban cualquier momento de arte.

En todos los instrumentos suelen suceder este tipo de episodios, pero como la voz es el instrumento que me ataña, dedico estas líneas a compartir algunos pensamientos en torno a este tema.

La voz es un instrumento que cada uno de nosotros llevamos incorporado de serie y con el que conviviremos hasta el fin de nuestros días. Sabemos que su entrenamiento nos llevará a conseguir diferentes destrezas y a poder producir diferentes sonoridades, pero cuanto antes aceptemos nuestro instrumento, antes empezaremos a avanzar y sentirnos confortables y seguros cantando. Quizás no sea un proceso sencillo, pero entender que la voz es un instrumento más con sus particularidades, como todos, nos puede aportar una visión neutral desde la que empezar a trabajar.

Miedo escenico perder el miedo a cantar

Lo difícil de este planteamiento sería… ¿Cómo consigo yo no tener miedo a cantar?

El primer paso es abandonar cualquier pensamiento relacionado con el sentimiento de ser juzgados, dedicar energía a pensar en lo que piensan lo demás de nosotros solo consume nuestro poder de expresión y no permite que seamos nosotros mismos.

Imaginemos la siguiente situación, cualquiera de vosotros se encuentra sentado en el pasillo de la escuela esperando a entrar en clase, mientras escucha lo que sucede en las diferentes aulas; en una de ellas se puede escuchar como nuevos alumnos de guitarra practican sus primeros acordes con más o menos fortuna, y en otra lo que puede escucharse es como algún nuevo alumno de canto practica sus primeros ejercicios con más o menos fortuna. Es fácil adivinar que probablemente el escuchar una voz entrenando nos provoque una sonrisa, cosa que no sucederá al escuchar los intentos de hacer sonar Do Mayor en la guitarra; y esto sucede (a mi entender claro está) porque voz tenemos todos y por tanto es seguro que ya hemos tenido experiencias con ella, de ahí el atrevernos a hacer críticas; es un instrumento cercano a cualquier persona.

Desde mi punto de vista, entender esto ayuda, pues tener la visión de la voz como un instrumento más, con la peculiaridad de que forma parte de nuestro cuerpo, nos va a liberar de muchos miedos y vergüenzas, dotándonos de unas capacidades de aprendizaje y expresión mucho más libres.

Miedo escenico

Soy consciente de que hablo de aspectos complicados de integrar con facilidad, pero junto con otras herramientas podemos llegar antes a este estado de libertad.

Realizar las escucha objetiva de nuestro hacer nos dará un punto de vista más objetivo, y esto podemos hacerlo fácilmente grabando nuestro tiempo de estudio, nuestros ensayos, bolos, etc… y haciendo una escucha como un espectador más, sintiéndonos una persona ajena a nosotros mismos para poder valorar por igual los errores y las virtudes. Las grabaciones nos darán un claro mapa de las cosas que queremos mejorar y las que queremos que sigan así porque nos gusta cómo suenan, lo cual facilitará aspectos a abordar en el estudio, las clases, etc…

Está claro que la seguridad se va adquiriendo cuanto más domina uno la disciplina a la que está dedicado, por lo que el estudio y trabajo constante nos aportará un extra de confianza que agradeceremos en muchas ocasiones.

Por un lado estaría el estudio técnico del instrumento, en el cual tenemos que tener muy presente que la voz es un instrumento incorporado en nuestro cuerpo, formado por diferentes músculos que trabajan con memoria, así que cuanto más trabajemos esto, más seguros estaremos antes de producir cualquier sonido, pues en el momento previo de cantar sabremos perfectamente cómo va a sonar, y esto da un tranquilidad total.

Y por otro lado está el trabajo del repertorio, donde dejamos que los músculos que forman el instrumento trabajen a nuestro favor, dejándonos expresar lo que está dentro, pues es obvio que todos tenemos algo que expresar en esta vida.

Piensa en esto y recuerda que si tú disfrutas haciendo música, los demás van a hacerlo contigo.

Miedo escenico

Artículo del Departamento de Canto de MrJam CMM

(Visited 1.031 times, 1 visits today)

MAS

1 comentario

Carlos

Dice: 14th Nov 2015 at 08:51 pm

Profesor, muchas gracias por este artículo. Claramente a complejidad del tema en lo psicológico que este resulta. Me siento identificado principalmente con el punto del temor a ser juzgado.

Responder

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *